Motivacional

Tu Verdad

Tu riqueza o tu pobreza, tu carencia o tu abundancia, tu escasez o prosperidad dependen de ti y solo de ti.

¿De quién creías que era la culpa?

Convertirse en una persona responsable significa ser capaz de tomar decisiones conscientemente, llevar a cabo conductas que persigan mejorarse a uno mismo y/o ayudar a los demás. Y lo más importante, una persona responsable acepta las consecuencias de sus propios actos y de sus propias decisiones.

Las creencias “negativas” pueden representar un obstáculo muy importante en el proceso de cambio o sanación. Esas ideas le marcan al subconsciente los límites que no puede superar y condicionan lo que se puede conseguir, a qué velocidad se puede conseguir, con qué esfuerzo se puede conseguir e, incluso, si se puede mantener.

Si creas una lista de creencias positivas sobre un objetivo y las asocias a emociones de bienestar intensas, lograrás que cuando las creencias negativas se disparen, las emociones positivas consigan que el cerebro no se bloquee y debilite las creencias limitantes activas, efecto que con la repetición llevará a la liberación completa de estas últimas. La manera más simple de asociar una emoción positiva a una creencia es repetir la creencia mientras se está sintiendo la emoción. Tienes un montón de emociones positivas guardado en tus recuerdos, pero es un poco lioso tener que recordar una situación placentera cada vez que quieras asociarla a una frase. Es mucho más simple asociar primero la emoción del recuerdo a una palabra y luego no tienes más que repetir tu palabra después de la creencia para que se genere la unión. 

Aquí te comparto 5 creencias que te ayudarán a lograr los resultados que deseas para tu vida:

Creencia 1. “Creo en mi capacidad y en las decisiones que tomo”
Para poder hacer algo importante y que impacte positivamente tu vida, lo primordial es que tengas la capacidad de creer en ti mismo. El éxito no llega de la noche a la mañana, se construye con acciones concretas y decisiones alineadas a tus objetivos. El tener la confianza de que lo que decides y lo que llevas a cabo suma de forma constructiva, te acerca a tus metas y te ayudará a que así sea.

Creencia 2.“Disfruto el diseñar metas para mí y cumplirlas”
El tener metas te ayudará a mantenerte motivado y a estar dispuesto a trabajar por ellas. Saber lo que quieres, sin definir un camino para lograrlo, no te llevará a ningún lado. Hazte al hábito de diseñar metas alcanzables pero retadoras y verás que cada vez será más fácil superar tus propias expectativas.

Creencia 3.“Tengo el valor de hacer lo que me da miedo y soy paciente para esperar los resultados”
Muchas veces confundimos la paciencia con pasividad. Cuando ya pusiste todo de tu parte para que algo suceda, hay que saber cuándo detenerse y dejar que las cosas pasen a su propio ritmo. El estar siempre apurado y apurando a los demás, puede traerte consecuencias negativas antes de que te lleve a lograr lo que quieres. Cuando ya hiciste aquello que te costó trabajo y te sacó de tu zona conocida, hay que dar un paso atrás para poder observar cómo se desenvuelven los eventos.

Creencia 4.“Veo lo positivo de las situaciones y las personas”
El tener una actitud positiva y la capacidad de ver lo bueno de los demás y de las situaciones que consideramos negativas impactará tu vida de maneras que no te imaginas. Una manera de hacer esto es cuando tienes una meta o reto frente a ti; pensar en todas las maneras y razones por las cuáles es posible, antes de todos los obstáculos que encuentras. No importa que en un principio dudes de si esto positivo que ves es posible, el tener esta capacidad te abrirá muchas posibilidades antes de encontrar la adecuada.

Creencia 5.“Me encanta aprender cosas nuevas”
Esta mentalidad no solo funciona para crecer cuando todo marcha bien. Muchas veces nos perdemos grandes lecciones y aprendizajes cuando fracasamos porque no estamos abiertos a aprender. El tener esta mentalidad fomenta que seamos creativos y tengamos una apertura mental ante todo lo nuevo, contrario a quien no la tiene, que constantemente rechaza ideas que pudieran ser muy buenas por pensar que todo lo sabe.

Procura incorporar estas creencias a tu día a día y repetirlas hasta que las hagas tuyas. Con las repeticiones tu cerebro tendrá una nueva configuración que te permitirá encontrar oportunidades y descubrir que tienes la capacidad para hacerlas tuyas.

Positivo Siempre

#atreveteabrillarjt

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *